5 delicias parisinas que llevarán a tu paladar directo al paraíso

Que la palabra restaurante sea de origen francés no es casualidad. Tampoco que la cocina francesa haya sido reconocida como Patrimonio mundial de la Unesco. Y es que Francia representa la cuna de la alta gastronomía, así como una fuente de orgullo nacional.

Por eso, ir a Francia y no conocer su cocina debería ser un tipo muy grave de delito gastronómico.

Conoce solo algunas de las delicias que llevarán a tu paladar directo à le paradis.

La baguette

Photo by Sergio Arze on Unsplash

La baguette es la especialidad francesa por excelencia que nos ofrece la mejor combinación: una corteza crocante por fuera y una miga tierna por dentro.

Es tan polifacética como tu imaginación lo permita y puede ser parte de cualquiera de tus comidas: con mermelada en el desayuno o la merienda, y en un sándwich en el almuerzo o la cena. Eso sí, asegúrate de ir a una panadería artesanal para encontrar las baguettes de mejor calidad.

Los quesos de la Isla de Francia

Photo by Alice Donovan Rouse on Unsplash

Los bries o los Coulommiers (bien similares al camembert). Estos quesos son las grandes estrellas de la zona más antigua de París, la Isla de Francia. Su producción es ancestral y tiene a la leche de vaca como principal ingrediente.

La ópera

Y no nos referimos a la Ópera Gariner precisamente. Aunque su esplendor sí que ha sido comparado con el de este postre. Está conformado por capas de crema de café, ganache y bizcochuelo Gioconda. ¿El toque final? Una fina cobertura de chocolate.

Entre el esplendor operístico y el bizcochuelo Gioconda, este postre es como saborear París en pocos bocados.

El criossant

Si la perfección encarnara en un alimento, lo haría sin duda en el croissant. Es la magnífica herencia de las panaderías austríacas que se instalaron en París en la década de 1830 y su sabor solo puede ser comparable con el de su primo hermano, el pain au chocolat, que tampoco te puedes perder.

El macaron

De pistacho, chocolate, frutos rojos o crema de avellanas… La diversidad de macarons es tan infinita como el placer de saborearlos. Son verdaderas obras de arte: sus tapas hechas de almendras son crocantes por fuera y húmedas por dentro, y su relleno dulce y suave.

Las casas más reconocidas son Ladurée, Pierre Hermé y Dalloyau.

Add Comment