Para ser exitoso, antes deberás dar estos 5 pasos ineludibles

joyful balloon family.

Solemos asociar el éxito con el triunfo laboral. Pero puede ser mucho más que eso y suponer una vida plena de salud, amor y felicidad, así como la capacidad de concretar los logros que te propongas, sin importar cuáles sean.

Pero, ¿cómo hacer que esta hermosa definición se convierta en realidad? Deberás centrarte en los siguientes pasos.

Cultiva tu inteligencia emocional

Durante mucho tiempo, los expertos identificaron el coeficiente intelectual con la inteligencia. Pero hoy se sabe que esta se manifiesta en otros niveles, como en el de las emociones. Así, la inteligencia emocional consiste en la habilidad de comprender, utilizar y razonar con emociones, tanto las personales como las ajenas.

Para desarrollar tu inteligencia emocional:

  • Enfócate en cómo te sientes. Para ello, la meditación es un buen camino. También, escribir un diario.
  • Ábrete a otras mentes. Escucha un poco más a quienes te rodean y regálate más libros literarios. Ya está comprobado que estos representan grandes aliados para ejercitar la empatía.

Despliega una mentalidad de crecimiento

Tu inteligencia no es estática, ni tampoco el resultado de talentos innatos. Por el contrario, es una cualidad con el potencial de desarrollarse y en este proceso, tus esfuerzos son determinantes.

Desde esta perspectiva, recuerda que cada fracaso es una oportunidad única de aprendizaje, y no un reflejo indefectible de tu inteligencia. Esta visión fortalecerá tu capacidad de seguir intentando, más allá de los obstáculos que puedan presentarse.

Tonifica tu fuerza de voluntad

La perseverancia y la fuerza de voluntad han demostrado ser más determinantes en la consecución del éxito personal que el coeficiente intelectual. Una vez que tengas un objetivo claro, puedes ejercitar ambas cualidades estableciendo un plan de metas accesibles.

Por ejemplo, si quieres mejorar tu alimentación para disfrutar de un peso más saludable, en lugar de adoptar una dieta radicalmente restrictiva, puedes empezar por proponerte cumplir con los 400 g diarios de frutas y verduras que recomienda la OMS. Naturalmente, esto desplazará otras elecciones menos saludables que estabas realizando.

Enfócate en motivaciones intrínsecas

Nadie lo niega: el dinero, los premios y el estatus social pueden ser motivadores extrínsecos útiles. Pero nunca representaron la fuente de la felicidad última. Así que si además de construir una vida útil quieres que sea plena, deberás concentrarte también en las motivaciones intrínsecas. Estas son las que te llevan a actuar porque disfrutas de una tarea o encuentras significado en ella.

Pero, ¿cómo detectar tus motivaciones intrínsecas?

  • Que la curiosidad sea tu guía. Si te dejas llevar, encontrarás esos temas sobre los que siempre quieres investigar más (si es que ya no sabes cuáles son).
  • Desafíate. La rutina encierra un indiscutible poder estructurador, pero también puede asfixiarte. Para evitar que esto te suceda, procura hacer algo diferente cada día. No tiene por qué ser un desafío descomunal: prueba una nueva comida o incursiona en una nueva ruta hacia tu trabajo. Estos pequeños grandes cambios son maneras accesibles de descubrirte más allá de tu rutina.

Trabaja en tu forma de ser

Tu yo invisible necesita tanta dedicación como el visible, al que atiendes cada vez que vas al gimnasio o eliges un platillo nutritivo. Es indispensable que te cuides en toda tu complejidad, porque te necesitarás en tu completud para ser feliz.

Por tanto, además de ejercitar tus músculos, trabaja en cualidades como la curiosidad y la valentía, ambas esenciales para construir el éxito.

Pero no son las únicas: puedes aprender más sobre todas ellas con un solo clic.

Add Comment