Bañas a tu perro más de lo que deberías: expertos te revelan la frecuencia óptima

Los perros se asean y este hábito promueve el crecimiento de su pelo, así como su salud cutánea. No obstante, también necesitan de nuestra ayuda para permanecer limpios. Ahora bien, esto no significa que debamos bañarlos todos los meses…

Y es que la piel de los perros tiene un pH diferente a la nuestra, lo que hace que sean más vulnerables a los baños. Por eso, las recomendaciones de los expertos van desde una vez cada tres meses hasta una vez al año.

Pero, ¿cómo manejarte en este espectro temporal tan amplio?

La raza importa

«Cuanto más pelo, más baños»: esta regla de oro te ayudará a orientarte. Por supuesto que hay excepciones que confirman la norma; es el caso del perro crestado chino, que si bien carece de pelo necesita un mantenimiento semanal.

En los perros que pierden mucho pelo, el cepillado es más importante que el baño. Tal es la situación del pastor, el husky y, en general, de las razas antárticas.

Los perros de pelo corto, como los pugs y los dálmatas, no necesitan tantos baños. Incluso un aseo anual con un paño mojado es más que suficiente para ellos.

Los labradores y los golden retrievers suelen necesitar un baño cada cuatro o seis semanas. También, un cepillado diario.

Su estilo de vida

  • Actividad. Los perros que pasean por parques y lagos acumulan más suciedad que los que lo hacen sobre el cemento. Por esta razón, los primeros necesitarán más baños que los segundos.
  • Hábitos de descanso. Si tu perro duerme en tu cama o sobre el sofá, querrás mantener hábitos más estrictos de limpieza.
  • Condición cutánea. Los caninos con este tipo de enfermedades pueden verse afectados por recibir baños con mucha frecuencia

Add Comment