Cambio climático: una realidad urgente que también puedes combatir

La ciencia ya no tiene dudas de que el cambio climático es real y que las actividades humanas representan su principal causa. De hecho, desde la Revolución industrial, la concentración de gases de efecto invernadero ha aumentado, en particular la de dióxido de carbono, que constituye 2/3 del total de las emisiones.

Los efectos del cambio climático

gajendra bhati via iStock

La temperatura mundial de 2019 fue en promedio 1,1 °C mayor que en periodo preindustrial, de acuerdo a la Organización Meteorológica Mundial. Este aumento ha potenciado la frecuencia y magnitud de eventos climáticos extremos, como olas de calor, sequías, inundaciones, tormentas de invierno, huracanes e incendios forestales.

Si se mantiene la insuficiencia de los compromisos mundiales para reducir las emisiones contaminantes, en 2030 habrá el doble de lo debido y el ascenso de temperatura anual superará el 1,5 °C.

Este incremento desmedido de la temperatura conllevará grandes pérdidas:

  • El 99 % de los arrecifes coralinos dejarán de existir.
  • Los insectos, indispensables para la polinización, perderán sus hábitats.
  • El nivel del mar se elevará 100 centímetros más.
  • 10 millones de personas se verán seriamente afectadas.

Medidas para limitar el calentamiento global

R_Tee via iStock

Para prevenir que la temperatura se eleve por sobre el 1,5 °C es indispensable reducir las emisiones en un 7,6 % por año. Por ahora, el mundo no se encuentra en el camino adecuado para obtener este resultado. En este sentido, si bien el Acuerdo de París representó un avance, este ha demostrado ser insuficiente para transformar la economía global hacia la descarbonización.

¿Qué puedes hacer tú?

Usa tus pies o el transporte público. Para recortar las emisiones de dióxido de carbono, usa tu auto lo menos posible (salvo que sea eléctrico). En su lugar, para distancias cortas, camina o utiliza la bicicleta; también, le estarás haciendo un gran bien a tu cuerpo. Para distancias largas, prefiere el transporte público.

Toma conciencia de tu alimentación. Las industrias de carne y productos lácteos están siendo grandes aliadas del cambio climático. Si todo el ganado del mundo conformara un país, este estaría entre los más contaminantes, junto con China y Estados Unidos.

Si reduces a la mitad tu consumo de carne, podrás recortar la huella de carbono de tu dieta en un 40 %. Esto ya significaría un aporte inmenso: no es necesario que te conviertas en vegetariano o vegano.

Compra local y para que dure. Muchas de las industrias comerciales, como la de vestimenta, se basan en la premisa de comprar y tirar. Pero cuanto más consumes, mayor será la cantidad de emisiones de CO2 que estarás estimulando a concentrar en la atmósfera.

Por otro lado, la alimentación basada en productos locales y de estación también contribuye a reducir las emisiones.

El primer paso consiste en asumir que tus acciones sí que tendrán un impacto en el planeta, para bien o para mal. La ciencia ya lo ha probado: si aportas tu grano de arena, es altamente probable que tu entorno también quiera hacerlo.

Add Comment