Cómo avanzar cuando ya no te quedan fuerzas: consejos prácticos

«El tiempo es tu posesión más preciada», te dirán algunos. Y si bien es innegable que tiene su valor, lo cierto es que tu tesoro más valioso es en realidad tu energía. De nada te servirá todo el tiempo del mundo si te encuentras agotado.

Todos nos hemos sentido sin fuerzas en algún momento; a fin de cuentas, nadie nos enseña a administrar nuestra energía física y emocional. Y en el proceso de aprender esta habilidad, es posible que tengamos algún que otro tropezón. La pregunta es: ¿qué hacer cuando nos sentimos agotados para salir adelante?

Mira a tu alrededor (y adentro)

En gran medida, el agotamiento se manifiesta por una excesiva proyección hacia el pasado o hacia el futuro. En otras palabras, por la falta de conciencia presente.

En este marco, el mejor antídoto es conectarte con la infinita vitalidad de tu ahora. Mira a tu alrededor: observa todos tus logros, respira profundo. Para que esta sensación de paz se torne más frecuente, considera incursionar en la meditación; unos pocos minutos diarios pueden hacer la diferencia en tu salud mental y física.

Recuerda tu porqué

Photo by Matt Duncan on Unsplash

Todos tenemos propósitos en esta vida. Se trata de esos objetivos que nos conectan con la mejor versión de nosotros mismos y le dan un significado a nuestras vidas.

Cuando te sientas frágil, cierra los ojos y revívelos. Porque, como lo sostenía Nietzsche, cuando tenemos claro el porqué, podemos superar cualquier cómo.

Elige un guía

Photo by Erik Lucatero on Unsplash

Si así lo decides, las redes sociales pueden convertirse en una ventana hacia muchas mentes brillantes. Comienza a seguir a las personas que más admires. De esta manera, se convertirán en una fuente de inspiración diaria, en las buenas y en las malas.

Sal de tu cabeza

Photo by Austin Kirk on Unsplash

A los pensadores seriales: perderte en un círculo vicioso de pensamientos no suele ser la solución. Por el contrario, ese ruido mental incesante suele convertirse en el principal obstáculo del bienestar.

La próxima vez que sientas el peso de tus pensamientos, ponte en movimiento. Saca a pasar a tu mascota, ve al parque más cercano, sal a correr. Conectarte con la naturaleza y tus sensaciones corporales te hará bien.

Da pasos pequeños

Photo by Nathan Dumlao on Unsplash

El que mucho abarca… más posibilidades de fracasar tiene. Por su propia naturaleza, los pasos grandes son disruptivos y difíciles de mantener. Pero lo mejor de cualquier gran paso es que puede disgregarse en pasos más pequeños y fáciles de concretar.

La concreción de estos pequeños logros irá potenciando tu autoconfianza y te brindará la energía que necesitas para dar el próximo paso.

Add Comment