El «asteroide» que ocasionará la extinción masiva somos nosotros

El 90 % de todos los organismos que han habitado la Tierra ya no existe; esto ilustra que la extinción es un proceso natural. No obstante, hemos acelerado este proceso gracias a nuestra participación activa en la pérdida de hábitats, el cambio climático, la sobrepesca y la caza furtiva.

Como consecuencia, ahora contamos con el triste privilegio de atestiguar la extinción de varias especies, una pérdida que antes se producía en mucho más tiempo. En la última década, dos especies de mamíferos se extinguieron: el murciélago de la Isla de Navidad y el roedor Melomys rubicola.

El asteroide de destrucción somos nosotros

Photo by Mildly Useful on Unsplash

Claro que los mamíferos no son los únicos seres afectados: reptiles, anfibios, peces e insectos están corriendo la misma suerte. Las tasas de extinción son cien veces más altas que antes. Por este motivo, los científicos afirman que estamos al borde de una extinción masiva.

Hace 66 millones de años, la extinción de los dinosaurios se produjo por el impacto de un asteroide. Hoy, el asteroide de destrucción somos nosotros y todo a causa de la explotación forestal, la caza furtiva, la sobrepesca y nuestra responsabilidad en el cambio climático y la acidificación oceánica.

Los distintos tipos de extinción

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza es el organismo que se encarga de rastrear las especies en peligro. En este proceso, ha distinguido una serie de categorías.

Especie en peligro crítico de extinción

Rinoceronte de Sumatra
Orangután de Sumatra

Este grupo de animales enfrenta una alta probabilidad de extinción. Aquí se encuentran los rinocerontes y orangutanes de Sumatra, que están muriendo a causa de la agricultura y la explotación forestal.

Especie extinta en estado silvestre

Cóndor de California

Designa a los animales que ya no viven en su entorno nativo, sino únicamente en cautiverio. Este es el caso del cóndor de California.

Especie extinguida localmente

Photo by Jenny Marvin on Unsplash

Esta etiqueta se utiliza cuando una especie deja de existir en parte de su entorno natural. Así sucede con los osos grizzly en el estado de California.

Especie funcionalmente extinta

Tigre del sur de China

Se trata de una especie que no tiene la suficiente cantidad de ejemplares para desempeñar su función en el ecosistema. Esta es la situación compartida por el delfín baiji y el tigre del sur de China.

Especie extinta

Este es el término que se utiliza cuando una especie desaparece por completo. Debido a la destrucción de hábitats y a la caza, este fue el destino de la cotorra de Carolina. Esta especie se tornó particularmente vulnerable por su comportamiento, que al ser atacada no huía de los disparos y se quedaba velando por sus camaradas heridas.

Add Comment