El siniestro plan que desarrolló la CIA para controlar la mente del enemigo

Durante la Guerra Fría (1947-1991), Estados Unidos y la entonces Unión Soviética se sumieron en una competencia atroz para imponer y demostrar su supremacía mundial. En el desenvolvimiento de esta guerra, muchos códigos éticos se quebraron: una perra inocente, Laica, fue enviada a morir al espacio y esfuerzos inmorales se realizaron para controlar la mente humana.

El programa secreto MK-Ultra

Photo by Paweł Czerwiński on Unsplash

Era la década de los 50 y Estados Unidos estaba convencido de que la Unión Soviética estaba investigando cómo controlar la mente. Y el líder de Occidente no podía quedarse atrás.

Para vencer a los soviéticos en este campo, EE. UU. creó el programa MK-Ultra, por el que comenzó a suministrarles LSD a presos y enfermos, sin que los consumidores supieran el verdadero objetivo de la investigación. Una amplia diversidad de testimonios de internos afirman que recibían una inyección diaria de LSD «para hallar la cura de la esquizofrenia», según le habían dicho.

MK-Ultra tenía dos fases: hacer desaparecer la mente existente con LSD y llenar el vacío con una nueva mente. Si bien la CIA logró importantes avances en la primera etapa, no sucedió lo mismo con la segunda.

El programa MK-Ultra llegó a su fin a mediados de la década del 60. Tuvo que transcurrir una década antes de que el público conociera su existencia y se desarrollara una investigación parlamentaria. ¿Los hallazgos? Cientos de personas habían sido inyectadas con LSD y buena parte de ellas había perdido la vida por ser involucradas en un programa secreto inhumano del que nunca habían querido formar parte.

Add Comment