Cómo causar la mejor primera impresión: expertos lo revelan

En una décima de segundo, el cerebro de tu interlocutor procesará información sobre tu rostro y concluirá qué tan confiable, amigable, honesto y moral eres. Este es un proceso que antes necesitábamos para sobrevivir.

Hoy, la primera impresión tiene otros propósitos: puede ser clave en la consecución de un trabajo o en el desarrollo de una relación fructífera. Por eso, es importante que sepamos cómo causar la mejor primera impresión.

Analiza tu contexto

Photo by Christin Hume on Unsplash

¿Dónde quieres causar una buena impresión? Tu actitud en una primera cita no será la misma que en una entrevista de trabajo. Así que piensa en todas las pistas que te proporciona tu contexto, respecto a tu vestimenta y tu estilo conversacional.

Determina cuál es tu punto de partida

¿Estás en un mal o buen día? La respuesta a esta pregunta te permitirá conocer tu punto de partida. Tu meta será una actitud cálida y abierta.

Si te sientes en un buen día, todo fluirá más naturalmente: tu postura será abierta, la sonrisa está en tu rostro y no tendrás mayores problemas en hacer contacto visual.

Esto no sucederá si te sientes mal. En este caso, procura evocar un recuerdo que te proporcione bienestar, ve a tu happy place. Si te sientes nervioso, prueba quebrar tu rigidez pensando en algo cómico.

Encuentra un punto en común

Photo by Joshua Ness on Unsplash

¿Tu interlocutor ha revelado algo de sí mismo que tú también compartes, a través de su forma de hablar o su vestimenta? Considéralo para establecer una conexión. Y es que las personas suelen sentirse más cómodas con personas de rasgos similares.

Si este punto en común se te resiste, puedes romper el hielo hablando del tiempo. Sin duda, todos los simples mortales estamos sometidos a su imprevisibilidad.

Conmueve a tu interlocutor

Photo by Clay Banks on Unsplash

Cuando estamos pendientes de nuestra primera impresión, solemos enfocarnos en nuestros propios sentimientos. Pero la realidad es que podemos tornarnos mucho más memorables si también consideramos a nuestros interlocutores. Ya lo decía Maya Angelou:

Las personas olvidarán lo que dijiste y lo que hiciste, pero siempre recordarán cómo las hiciste sentir.

Y tú puedes utilizar esto a tu favor, trasladando el foco de tu discurso hacia alguien más o incluso hacia tu interlocutor.

Descansa bien

Cuando estás cansado, aparecen las ojeras, te ves más pálido y las comisuras de tu boca se caen. Todo esto te hace lucir menos saludable, atractivo e inteligente.

Asegúrate de regalarte una buena noche de sueño para luego disfrutar de la mejor versión de ti mismo.

Add Comment