Jack, el Destripador: el autor del crimen perfecto

Londres, 1888. Vives en el distrito de Whitechapel y estás aterrorizada. ¿El motivo? El asesino del que todos hablan: Jack, el Destripador. Cinco mujeres ya han sido brutalmente asesinadas y los esfuerzos de la policía han sido estériles.

Y lo continuaron siendo en los años subsiguientes: el criminal nunca pudo ser identificado y, mucho menos, capturado.

Jack, ¿el autor de los crímenes perfectos?

Entre el 7 de agosto al 10 de septiembre de 1888, el asesino bautizado como «Jack, el Destripador» se robó la vida de cinco mujeres. Luego, las mutiló de una manera muy inusual: les quitó los intestinos, riñones y útero. Estos actos no solo evidenciaron un buen conocimiento de anatomía, sino también un hondo aborrecimiento a la mujer.

El campo de acción de Jack era reducido y estaba bien definido: cada asesinato ocurrió a una milla del siguiente.

Se cree que Jack envió una serie de cartas a la policía, en las que se burlaba de su accionar y especulaba sobre los asesinatos futuros. De hecho, fue a partir de estas cartas que surgió su seudónimo.

Cartas atribuidas a Jack, el Destripador

Un sinfín de teorías se han esgrimido sobre su identidad: entre los acusados más salientes, se distingue el famoso pintor victoriano Walter Sickert y el nieto de la reina Victoria. Desde 1888, más de 100 sospechosos han sido nombrados en total.

Por más de que existió una fuerte presión social para que se aclararan los asesinatos hasta un siglo después de ocurridos, la policía no tuvo éxito. La falta de evidencia, la desinformación y los falsos testimonios hicieron su mella.

Add Comment