La ciencia necesita tu cerebro: entiende por qué

Tu generosidad puede vivir incluso después de que mueras: esta es la oportunidad que te regala la donación de cerebro (y de otros órganos, claro). Pero esta decisión tiene más beneficios que el de seguir existiendo desde la muerte: significa un valioso motor para la investigación científica.

El valor intransferible de la donación de cerebros

Photo by Diego PH on Unsplash

La mayor parte del conocimiento que hoy tenemos sobre el cerebro humano y sus patologías ha derivado del análisis del tejido cerebral post mortem. Así, por ejemplo, se descubrió que la pérdida de células nerviosas productoras de dopamina causa la enfermedad de Parkinson.

El análisis microscópico del tejido cerebral sí brinda información sobre el nivel celular, una profundidad de conocimiento que es imposible de obtener con el uso de escáneres.

Cómo donar tu cerebro

  1. Los tejidos cerebrales tienen una ventana de 72 horas y los testamentos suelen demorar bastante más tiempo en leerse. Por este motivo, si quieres convertirte en donante, regístrate en vida.
  2. Comparte esta decisión con tu familia para que sepan cómo actuar cuando llegue el momento.

Un solo cerebro puede aportar cientos de muestras y estas pueden analizarse incluso 30 años después de realizada la donación, gracias al avance en las técnicas de preservación.

Add Comment