Por qué deberías permanecer quieto en la escalera mecánica

«¿Caminar o no caminar?», este es el dilema shakespereano que se nos plantea cada vez que nos subimos a una escalera mecánica. En general, el reloj tiene la palabra final: si estamos apurados caminamos y si no tanto, nos entregamos al ritmo más pausado de las escaleras mecánicas.

Pero puede que hoy sea un gran día para mirar más allá de tu ombligo y comprender por qué es mejor que permanezcas quieto la próxima vez que uses una escalera mecánica.

Las razones para la breve quietud

Desde la eficiencia colectiva hasta la relajación personal: conoce paso a paso los beneficios de permanecer quieto en la escalera mecánica.

Máxima eficiencia

Alexey Shatrov via iStock

Las escaleras cuyos pasajeros permanecen quietos pueden llegar a transportar un 30 % más de personas que las que transportan caminantes, de acuerdo a un experimento realizado en Holborn Station. De hecho, las grandes conglomeraciones pueden disminuir si se utilizan ambos lados de la escalera en quietud.

Más seguridad

Chalongrat Chuvaree via iStock

Trasladarse en escaleras mecánicas es más riesgoso que utilizar escaleras fijas. Esto se debe a que los escalones de las primeras suelen ser más altos de los que estamos acostumbrados y, por tanto, más difíciles de subir. También, el hecho de circular en un espacio tan estrecho puede facilitar las colisiones y la consiguiente pérdida de equilibrio.

Relajación

joyful balloon family.

Si hay algo que necesita el hombre moderno es aprender a relajarse un poco más. La clave está en crear rituales que sean accesibles y fáciles de repetir. En este proceso, las escaleras mecánicas pueden ser grandes aliadas.

Cada vez que te subas a una, regálate el tiempo para ser más consciente del estado de tu cuerpo a través de la respiración. Inhala y exhala profundamente, relaja los músculos del cuello. Agradece por cada uno de los regalos que has recibido en el día. Te sentirás mucho mejor.

Add Comment