Sé más fuerte que la ansiedad: estrategias efectivas para vivir en paz

La ansiedad te nubla y absorbe tu vitalidad. En general, aparece por un entramado de causas, que te están revelando datos valiosos sobre ti. Reconocer la raíz de tu ansiedad empieza por una simple pregunta: ¿por qué estoy tan ansioso?

Tómate el tiempo necesario para anotar los pensamientos que activan tu ansiedad y estarás frente a la respuesta. Luego, aplica estas estrategias.

Escribe lo malo y lo bueno

Photo by Freshh Connection on Unsplash

Escribir tus pensamientos recurrentes te ayudará a identificar las causas de tu ansiedad con más facilidad y a pensar sobre ellas con mayor objetividad.

Asimismo, escribir representa un gran bálsamo para conocerte más y prevenir nuevos episodios de ansiedad. Prueba escribir en un diario todas las noches. Además de todo lo que te preocupa, plasma tu gratitud hacia todo lo bueno que te sucedió en el día. Esta práctica cumplirá dos objetivos en simultáneo: funcionará como una catarsis de tus tormentos y como un verdadero multiplicador de energía positiva.

Solo respira profundamente

Photo by Darius Bashar on Unsplash

Esta estrategia es muy útil para calmar la ansiedad rápidamente. Por tanto, la próxima vez que te sientas desbordado, cierra los ojos y concéntrate en tu respiración. Siente cómo tu estómago se infla y desinfla lentamente. Quédate en este ejercicio hasta que te sientas mejor.

Por otro lado, y para transformar la respiración profunda en un hábito, reserva unos minutos de tu día solo para esta práctica; puede ser ni bien te levantas o antes de acostarte. La respiración profunda rápida te permitirá vivir más desde tu presente y te permitirá prevenir episodios de ansiedad.

Regálate más movimiento

Photo by Curtis MacNewton on Unsplash

El ser humano nació para andar, por lo que nunca podrá encontrar su pleno bienestar en la quietud absoluta. No tienes por qué torturarte en el gimnasio todos los días: puedes proponerte maneras más accesibles de moverte más.

  • Camina al trabajo o al menos realiza parte del trayecto a pie.
  • Saca a pasear a tu mascota más seguido.
  • Encuentra un deporte que disfrutes.
  • Realiza planes más activos con tus amigas; en lugar de tomar un café, ¿por qué no hacer una caminata por el parque?

Add Comment