Todo lo que perdería tu cuerpo en el espacio

El espacio es inhóspito: está alejado de los afectos y supone la exposición a una radiación tan fuerte que puede incrementar los riesgos de cáncer. También exige una dieta rica en productos refrigerados y secos, ejercicio diario para prevenir el deterioro muscular y óseo, un cronograma laboral exigente y el confinamiento con tu jefe.

Estas condiciones afectan el cuerpo humano. Y mucho.

Al principio, la ausencia de gravedad puede resultar en vértigo, mareos, congestión nasal, hinchazón facial y alteración del sueño. Pero estos síntomas son solo el comienzo.

Efectos a largo plazo

La gravedad cero incide en el cuerpo humano en todos sus niveles.

Efectos físicos

CreVis2 via iStock

Sin gravedad, los huesos pierden minerales: la densidad ósea disminuye un 1 % por mes, mientras que en la Tierra las personas mayores pierden un promedio de entre 1 % y 1,5 % de masa ósea por año.

También, hay una mayor exposición a la pérdida de fuerza muscular, resistencia y salud cardiovascular, dado que flotar en el espacio no demanda esfuerzo.

Los fluidos corporales se concentrarán en la cabeza, lo que puede ejercer presión sobre los ojos y ocasionar problemas de visión.

Se multiplican las posibilidades de desarrollar cálculos renales, debido a la deshidratación y la excreción de calcio de los huesos.

Efectos psicológicos

tadamichi via iStock

Antes de embarcarse en una misión, los astronautas son rigurosamente entrenados. A pesar de recibir el mejor entrenamiento, es probable que sufran ciertos problemas psicológicos:

  • cambios drásticos de humor
  • declive cognitivo
  • falta de moral
  • depresión
  • fatiga

Además, el aislamiento y la reclusión pueden desgastar los vínculos interpersonales y ocasionar problemas de relacionamiento.

Add Comment